El precio internacional del café llegó a su mejor valor de la última década en 2021, un respiro que los caficultores salvadoreños buscan aprovechar para expandir y mejorar las zonas de cultivos.

Desde 2017, el sector se sumergió en una crisis de bajos precios a nivel internacional por exceso de oferta, que dejó a los productores en números rojos. Sin embargo, en 2021 los valores mejoraron porque Brasil redujo su producción tras sufrir primero una sequía y luego una helada en las zonas cafetaleras.

Brasil exporta el 32 % del café consumido a nivel mundial, por eso, cuando ocurrieron los eventos climáticos, hubo especulación en el mercado internacional que se sumó a la incertidumbre por el embotellamiento en la cadena logística.

El precio del café inició en 2021 en $128.40 el 4 de enero y cerró el 31 de diciembre en $228.50, equivalente a un incremento del 78 %. El mejor valor se observó el 26 de noviembre, cuando llegó a $243.95 y fue el desempeño más alto de los últimos 10 años.

Este incremento no fue aprovechado por los productores porque la mayor parte de la cosecha de café en El Salvador se saca a inicios de año, pero el precio aceleró sus alzas desde mediados de 2021, explicó Omar Flores Hidalgo, presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador (Acafesal).

El líder gremial señaló que la perspectiva es que los precios se mantengan, por al menos, tres años, por lo que para el ciclo 2021-2022 esperan vender en mejores condiciones.

La recomendación que damos a los caficultores, ante este aumento de precios, es garantizar un aumento en la producción de los próximos años. Para lograrlo, debemos realizar todas las labores que los cafetales necesitan, así como fertilizarlos”.
Omar Flores
Presidente de Acafesal

Para el presidente de la Acafesal, el reto es superar un millón de quintales de café, una producción que El Salvador tenía antes del ataque de la roya de 2013.

Desafíos para 2022

Pese a las mejores perspectivas, los productores vislumbran desafíos para 2022 no solo por la pandemia del covid-19, sino por el alza en los insumos agrícolas y el aumento de embargos.

José Amílcar Valladares, caficultor de Santa Ana, explicó que el quintal de fertilizantes duplicó su costo en el último año, pues los agroservicios han anunciado que subirá a $50 cuando a inicios de 2021 se colocaba en $23.

Los fertilizantes son clave para la nutrición de un árbol, pero al ser derivados del petróleo dependen de la cotización del crudo en el mercado internacional. Valladares indicó que algunos productores han recurrido a aplicar más sulfato o nitrógeno “que a la larga no es recomendable porque está volviendo más ácida la tierra, sube mucho el pH, y el suelo se vuelve después muy ácido”.

Si se pretende mejorar el  parque cafetero, que sería más que todo el fertilizante. El árbol mejora su vegetación, follaje y cosecha”.
José Amílcar Valladares
Caficultor de Santa Ana

Otro desafío para el sector es la acumulación de deuda vencida y en mora, por lo que varios productores se enfrentan en tribunales a embargos de sus propiedades. Los compromisos del rubro superan los $260.1 millones entre créditos vencidos, intereses, capital y préstamos vigentes, según la Acafesal.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *