Pese la volatilidad del mercado y el encarecimiento de los insumos agrícolas por la crisis en Ucrania, el café logró cerrar en febrero pasado en su precio más alto de los últimos años.

La invasión de Rusia a Ucrania hizo estremecer a los mercados mundiales y el café no escapó de la tensión con fluctuaciones hacia la baja durante febrero en los contratos a futuro en las bolsas de Nueva York y Londres, pero al cierre del mes logró mantenerse en terreno positivo en $210 el quintal (a $2.10 la libra), señala la Organización Internacional del Café (OIC) en su último informe.

El precio del café aumentó 3.2 % contra el valor cotizado en enero pasado y se coloca en su mejor desempeño desde septiembre de 2011, hace once años. Además, acumula 15 meses de constantes incrementos.

Frente al precio de febrero de 2021, cuando se colocaba a $119 el quintal ($1.19 la libra), hay un incremento interanual del 41.5 %.

En la sesión de ayer, el café subió con fuerza y cerró en $217.50 el quintal con lo que logró corregir las bajas observadas en los últimos días por el temor ante la crisis en Ucrania y los nuevos esquemas de confinamiento en China.

La institución, que representa el 97 % de la producción mundial de café, elabora el precio indicativo compuesto de la libra de café con base al promedio de los cuatro grupos del aromático que se comercializan a nivel mundial.

Al inicio del conflicto en Ucrania, el precio indicativo cayó 7.3 % y llegó a situarse por debajo de los $2 la libra sobre todo por un descenso en los café robusta, mientras que el resto de grupos lograron mantenerse en terreno positivo.

Insumos más caros y problemas de logística


En su análisis de mercado, la OIC destacó que el sector caficultor se enfrentará en los próximos meses a costos de producción más caros por el trastorno en el abastecimiento de amoníaco, clave para el mantenimiento de la planta, pues Rusia abastece el 20 % de este fertilizante en el mercado mundial.

“En definitiva, podría llevar a un costo más elevado de los insumos para los caficultores de todo el mundo y a unos precios más altos del café”, advirtió la OIC.

La crisis logística también afecta al sector, la OIC ejemplificó que un exportador reportó tener varios contenedores de café de Honduras abandonados en aguas internacionales.

El Salvador importa abonos de más de 40 países, cuyos principales proveedores son la República Popular de China y Rusia; sin embargo, la Asamblea Legislativa aprobó la suspensión por un año del cobro de arancel para la compra de fertilizantes, herbicidas e insecticidas.

Otro factor que impulsa el alza de precios es un descenso del 2.1 % de la producción del año cafetero 2021-2022, calculada por la OIC en 167.2 millones de sacos (unos 218 millones de quintales), mientras que el consumo mundial del café crecerá 3.3 % y se requerirán 170.3 millones de sacos (unos 222 millones de quintales).

Se calcula, por lo tanto, un déficit en la oferta mundial de 3.1 millones de sacos (4 millones de quintales).

El ciclo 2021-2022 del café salvadoreño se encuentra en actual corta y en los primeros cuatro meses de recolección se han reportado 790,920 quintales, un 27 % superior a lo registrado en la misma fecha con el ciclo anterior, según el Consejo Salvadoreño del Café (CSC).

Tres resultados de la producción local

1.- Proyección de café regional
La OIC calcula que la producción de café en México y América Central descenderá un 3.5 %, y en Sudamérica un 7.6 %. El sector caficultor salvadoreño está en corta.

2.- Café salvadoreño
El café recolectado en los primeros cuatro meses del período 2021-2022 ha aumentado 27 % frente al ciclo anterior los de mayor producción en el país.

3.- Crecen las exportaciones
En los primeros cuatro meses del ciclo 2021-2022, según el CSC, se han exportado 58,531 quintales de café. En volumen, aumentó un 16.5 % y en precio un 43.9 %.

+Publicado por Diario El Mundo

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *