La cosecha de café del ciclo 2022-2023 se perfila como una de las mayores en producción de los últimos cuatro años, con un crecimiento a mayo pasado del 16 %.

Cada año, por octubre, las zonas cafetaleras de El Salvador se llenan de trabajadores que cortan los frutos maduros que luego se trasladan a los beneficios. Estos trabajos se extienden hasta mayo o junio del siguiente año, un periodo clave porque el sector se vuelve el principal empleador en el campo.

El Consejo Salvadoreño del Café (CSC) reporta que a mayo pasado se tenía una producción de 906,290 quintales de café, que es un 16 % superior a lo registrado en la cosecha 2020-2021 a la misma fecha.

Sergio Ticas, presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador (Acafesal), reconoció que entre junio y julio el aumento en la producción sería mínimo porque son pocos los productores que aún mantenían café, pero prevé que el ciclo cierre con un crecimiento del 20 %.

A pesar de los resultados preliminares, la corta 2021-2022 ya es la mayor en los últimos cuatro años y supera en 115,370 quintales a los resultados del ciclo 2020-2021 cuando fue de 790,920 quintales.

El sector esperaba llegar al millón de quintales este año, pero los resultados preliminares indican que se mantendrá por debajo de esa previsión. Aun así, el presidente de Acafesal prevé que para el ciclo 2022-2023 se supere esa meta, algo no visto desde 2013 cuando la producción se desplomó en más mitad por un voraz ataque de la roya.

El vocero de Acafesal no descarta afectaciones por la roya con la canícula prevista para la segunda quincena de julio, que acecha cada año a las fincas porque el hongo se prolifera cuando hay cambios bruscos de temperatura.

Optimismo por precios.
Tras tres años de crisis, el precio internacional del café comenzó a recuperarse en 2021 y en 2022 llegó a su nivel más alto de la última década, impulsado tanto por el aumento en los costos de producción (mayor costo de los fertilizantes) como por una baja en la oferta mundial.

El precio indicativo de la libra de café, elaborado por la Organización Internacional del Café (OIC), llegó a junio pasado a $2.02, un 33 % por arriba del valor visto hace un año.

“La gente está sembrando y estamos aprovechando que en los próximos tres años los precios se van a mantener altos (…) El mayor incentivo que tenemos son los precios y, a parte, nos está acompañando el Gobierno” con entrega de foliares, señaló Ticas.

El sector caficultor está atento a que esta semana el Ministerio de Agricultura comenzará a entregar plantas para la renovación del parque cafetero que, según Ticas, serán 12 millones de plantines.

*Redacción por Diario El Mundo.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *