El nuevo presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador (Acafesal), Sergio Ticas, promete que durante su gestión buscará unificar al sector y trabajará junto al Gobierno para recuperar los niveles de producción perdidos hace una década.

Ticas asumió el 15 de marzo pasado para el período 2022-2024 y sustituye a Omar Flores, quien estuvo al frente de la asociación desde el 2017. Ticas ya había presidido la Acafesal entre el 2013 y 2015, pero ese año hubo una disputa por la dirección de la gremial cuando el Ministerio de Gobernación no aceptó la directiva.

En el primer mes de su gestión, Ticas asegura que ya se reunió con los presidentes de las demás gremiales -entre beneficiadores y cooperativas- para buscar unificar al sector.

Además, se reunió con el ministro interno de Agricultura, Enrique Parada, para avanzar en la ejecución del Fideicomiso para el Rescate de la Caficultura (Firecafé) aprobado en mayo del 2021 con un presupuesto de $640 millones, pero que a la fecha aún no tiene los fondos suficientes.

Ticas cree que es momento de no pelear entre las gremiales y de unificarse para recuperar los niveles de producción perdidos desde la crisis de la roya en 2013. Asegura que, si se trabaja en la renovación del parque cafetalero y la reestructuración de la deuda, dentro de tres años se podrían producir en El Salvador hasta dos millones de quintales de café.


¿Cómo encuentra a la Acafesal, una de las gremiales más representativas del sector, y cuáles son sus principales metas?


La verdad, recién estoy estrenándome aquí y lo que he hecho es que he visitado algunas departamentales para ver cómo está la situación, cómo he encontrado la Asociación Cafetalera, en qué se les puede ayudar, y todo.

Estamos recopilando toda esa información a nivel nacional con todos los presidentes de las departamentales, nosotros tenemos 13 departamentales a nivel nacional, con sus sedes, secretarias y todo, que nos representa, y manejamos un banco de información de todos los productores a nivel nacional porque hay que entender que la Asociación Cafetalera es la voz oficial de los pequeños medianos y grandes caficultores.


¿Cómo será la relación con el resto de las gremiales porque hay cierto roce con Abecafé (Asociación Salvadoreña de Beneficiadores y Exportadores de Café) y la Acafesal?


Antes de vacaciones tuvimos una reunión con el ministro de Agricultura y Ganadería conjuntamente con los presidentes de las gremiales. Es que la verdad, aquí hay que unificarnos, aquí no se trata de pelear. Por ejemplo, con Abecafé, ya me reuní, con Ucafes, así como también con los representantes de las cooperativas del sector reformado. Yo entiendo que cada quien tiene sus intereses, pero al final podemos llegar a un punto en común para beneficiar a los pequeños, medianos y grandes caficultores.

A todos nos conviene pues, a los beneficiadores les conviene que los productores le entreguen más café y que estén solventes, así como las cooperativas del sector privado y cooperativas del sector reformado. Entonces, menos mal, que ya ahorita ya nos unificamos todos los presidentes de las gremiales y, por eso, le pedimos una reunión al ministro de Agricultura y Ganadería, lo cual no recibió, tocamos temas muy importantes y vimos muy receptivo el ministro y con una apertura para sacar adelante la caficultura.


¿Hay acuerdo con el resto de las gremiales para trabajar en conjunto?


Sí, llegamos todos los presidentes de las gremiales a hablar con el ministro. Nos recibió, tocamos temas muy importantes como el fideicomiso, que hay un proyecto de ley, así como el instituto de investigación del café, que es bien importante. Él (ministro Parada) nos comentó que hay que entender una cosa, el ministro hace poco llevó, pues entonces tiene que retomar otras cuestiones, darle continuidad a lo que estaba anteriormente y actualizar algunas cuestiones, pues si hay de mejorarlas las va a mejorar.


¿Cuáles son las principales banderas de lucha de la Acafesal?


Ahorita estamos acompañando al Gobierno en todos aquellos programas y proyectos que vayan en beneficio al caficultor, llámese pequeños, medianos y grandes caficultores. Nosotros ya nos pusimos a disposición del ministro que lo vamos a apoyar, ya tuvimos una gran apertura con el ministro, tiene buena voluntad de ayudar al sector cafetalero. Lo que tenemos que tener claro es que la Asociación Cafetalera es apolítica, nosotros vamos a manejar la política cafetalera, esa es la responsabilidad, en este caso, del presidente de la Acafesal, eso recae en mí y para eso tengo que hacer alianzas con todos los sectores.

(…) Con el ministro quedamos, imagino que para la próxima semana, va anunciar algunos beneficios para el sector cafetalero, así como vamos a tener reuniones con él y con algunas organizaciones del Gobierno como el Bandesal, Banco Hipotecario y el Banco de Fomento para ver cómo podemos agilizar el fideicomiso.


El fidecomiso tiene un año de estar aprobado y no tiene financiamiento…


Él (ministro Parada) se comprometió a que va a trabajar. Es más, ya va a comenzar, posiblemente para la próxima semana, a formar el directorio del nuevo instituto de investigación, donde va la parte del Gobierno y el sector privado. Van a ver cuatro directores por parte del Gobierno y cuatro directores por el gremio café.


La anterior administración de la Acafesal mostró su discrepancia con la forma en que se conformaría el directorio. ¿Está usted de acuerdo?


De no contar los últimos 10 años con ningún instituto de investigación, solo el hecho que este proyecto de ley ya es una realidad, ya nos está demostrando el Gobierno que hay una buena voluntad, pero aquí no es de pelear.

Teníamos 10 años de no contar con un instituto de investigación y transferencia de tecnología, es el único país que no tiene nivel regional.

Siempre y cuando los cuatro directores que van a representar el sector privado abonen al sector, eso ya es ganancia.


Entre la renovación del parque cafetalero y reestructurar la deuda. ¿Qué es lo que más urge?


Para comenzar, todos los que puedan acceder a los créditos, hay que entender que va a ser traje a la medida (…) porque todos tenemos tipos de deudas diferentes y fincas inclusive. Pero para que den esos créditos necesitamos que se fiscalice. ¿Cómo los vamos a fiscalizar? Con el instituto de investigación.


¿Por qué cree que no se recuperó la caficultura de la crisis de la roya de 2013?


Porque no estamos preparados, carecíamos de una política cafetalera. No teníamos instituto de investigación. Pregúntele a Honduras por qué ellos sí salieron a flote, porque ellos sí tuvieron una política cafetalera, a ellos sí los apoyaron los gobiernos.

Nosotros, después del 2000, dejamos de producir cuatro millones de sacos, en ese tiempo Honduras producía 500,000 quintales, y ahorita está llegando a los ocho o nueve millones y nosotros apenas este año vamos a llegar a un millón.

Ese es el resultado de no tener una política cafetalera y no tener un respaldo de los gobiernos anteriores.


¿Cree que las plantas que se entregaron y el abono fue dinero desperdiciado o sirvió de algo?


Volvemos a lo mismo. ¿Cómo se les ocurre estar repartiendo plantas sin haber supervisado los viveros, anteriormente cuando teníamos a Procafé nosotros teníamos la mayoría de viveros y éramos responsables de las variedades que vendíamos y que se entregaban al caficultor.

Esto se volvió un desorden y no había nadie que los supervisara, usted iba a comprar Pacamara, y le salían Pacamara, Cuscateclo y la mayoría que se perdía porque no había fiscalización.

Escrito por Diario El Mundo

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *