La Organización Internacional del Café (OIC) anuncio un nuevo e histórico Convenio Internacional para el establecimiento de los precios del grano en todo el mundo, donde se espera un mayor beneficio para los países productores.

El actual Convenio Internacional del Café data del año de 1989. En aquel entonces se eliminaron los cupos de exportación que tenía cada país, lo que provocó una sobre oferta en los mercados internacionales y, como consecuencia, un desplome en los precios internacionales que benefició a los grandes corporativos en detrimento de los pequeños productores, incluidos los de México.

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), el nuevo Convenio Internacional incluirá a comerciantes, tostadores y cafeticultores quienes participarán en debates y decisiones sobre el futuro del sector “junto con 75 países productores, exportadores e importadores del aromático y que representan 98% de la producción mundial y 67% del consumo global”.

Con el Convenio, añadió la Sader, también se buscan “nuevas maneras innovadores de crear las condiciones de igualdad que permitan un verdadero desarrollo territorial rural de las zonas cafetaleras de México y del mundo, para el bienestar de las familias productoras”.

Cade recordar que, por la pandemia de Covid-19, los precios del café se han disparado —de menos de un dolar la libra a mas de dos dólares en la actualidad— principalmente por la restricción de actividades en los puertos de países productores y consumidores, lo que ha aumentado en gran medida el precio del transporte internacional.

La postura del gobierno de México ha sido el desarrollo de “un mercado internacional del café más equilibrado, menos volátil y más justo, tanto para el productor como para el consumidor”.

Desde 2019, el gobierno mexicano ha propuesto a los diez países de Mesoamérica crear un bloque que participe en la toma de decisiones internacionales, a fin de que el café no sea visto como un commoditie y el precio se establezca de acuerdo a la calidad del grano.

México también se ha pronunciado por ajustar los precios internacionales del café cada año, de acuerdo a los costos de producción y la calidad, para ofrecer una utilidad digna a las familias productoras.

Finalmente la Sader reconoció la gestión del director ejecutivo saliente de la OIC, el brasileño José Sette, y celebró el reciente nombramiento de la también brasileña Vanúsia Nogueira, primera mujer que ocupa el más alto cargo del sector cafetera mundial.

  • Escrito por revistafortuna.com.mx

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *